tienda Valle del Guadalhorce

Todos los Caballos del Mundo por boca de Reina hace un llamamiento a todas aquellas personas que quieran colaborar con esta protectora y refugio de muchos animales.

Esta protectora conocida antes como Asociación CYD Santa María, busca colaboradores par poder sufragar todos los gastos que conllevan sus muchas actuaciones. Para salvar, recuperar y mantener a muchos animales abandonados y maltratados.

Son muchas la facturas que se acumulan tanto de alimento como de medicamentos y gastos de mantenimiento del refugio. Para poder seguir con su labor requieren de un apoyo económico que no siempre es suficiente.

Y por eso, a través de una de las yeguas, que llegó siendo una pequeña potrilla a sus instalaciones, cuyo nombre es Reina, lanzan este mensaje:

“Estimados amigos y padrinos:

En los últimos años he cedido la responsabilidad de escribir esta carta de fin de año a Virginia y, a veces, a Concordia, pero esta vez como Reina del paraíso de Todos los Caballos del Mundo alzo el bastón de mando y recupero mi legítimo derecho para dirigirme a las buenas personas que lleváis años cuidándonos.

¿Alguno de vosotros puede explicarme por qué hay tanta Maldad en el Mundo?, ¿por qué hay tanto engaño?, ¿tantos humanos despedazándose en las redes ocultándose tras el anonimato?, ¿por qué hay personas con recursos que se amparan en lo que los políticos denominan crisis energéticas para no ayudar a quienes más lo necesitan?

¿Sabéis quién sufrió una crisis energética? Yo. Estaba recién nacida y una noche de tormenta, mi madre creyó que lo mejor para mantenerme a salvo era huir de aquel basurero donde yo había nacido. Mi madre conocía la zona. Estábamos cerca de un pueblo que se llama Marbella y mis primeros días pasté por aquellas montañas junto a mi madre totalmente solas. El día de la tormenta mi madre corrió hacia aquellos pastos, pero los ojos de fuego de un monstruo con grandes ruedas en lugar de patas, la detuvieron tan bruscamente que no fui capaz de levantarla ni a lengüetazos. Primero vinieron unos hombres vestidos de azul, luego, otros de verde. Y, finalmente, mi familia, las hermanas de la Protectora de Todos los Caballos del Mundo en nombre de la cual ahora os escribo.

Es verdad que me separaron de mi madre. Me dejaron olerla y despedirme, pero enseguida entendí que el monstruo la había matado. Y que ya no volvería a verla hasta llegar al Reino de los Cielos de los Animales, que, según mis mamis, es mucho mejor que el de los humanos. Sencillamente, porque nosotros somos más puros y leales.

Una vez “rescatada”, y sabiendo que volvería a ver a mi madre, me di cuenta de que tenía un hambre atroz, pero mi mamá ya no podía ayudarme. Aquello sí que fue una crisis energética, tenía apenas una semana de vida. Yo demandaba y demandaba, giraba sobre mí misma, me levantaba alzando mis manitas, pero nadie me daba el alimento tan rico que necesitaba para crecer y hacerme fuerte. Al parecer, la oferta de leche para potrillas huérfanas de madrugada, en días de fiesta, es totalmente nula. Eso es una crisis, una crisis de cuya resolución dependía mi vida. Concordia, Virginia y un amigo guardia civil recorrieron kilómetros, superaron obstáculos y libraron batallas hasta que consiguieron el preciado tesoro y TODO por y para una potrilla que no conocían y a la que un veterinario no le había augurado un gran futuro.

Sé que es una historia larga y que en estos tiempos eso ya no “mola”, pero me da igual. Es una historia de ayuda, de solidaridad, de superación, de esperanza, y deberían contarse muchas otras más historias como las que mis compañeros han sufrido; y vosotros, los humanos, deberías tomaros vuestro tiempo para leer este tipo de historias, o escuchar las de vuestros padres, abuelos, hijos, amores…

Yo ahora soy una yegua adulta, me llamo Reina, y me he convertido en la Líder de mi manada. Sin embargo, compruebo con tristeza cómo mi familia humana está cada día más cansada, triste, a veces, incluso, desesperada. Yo he crecido, pero a ellos los encuentro mayores, encorvados, como si llevaran un gran peso sobre sus espaldas…

Yo sé que El Equipo de Todos los Caballos del Mundo está formado por leones, lobos, orcas, caballos, hurones, gatos, tigres, tortugas, perros, gallinas… y están todos unidos para Luchar contra lo que venga y hacer de este Mundo de verdad un lugar mejor para todos, aunque sólo sea en un rinconcito al que llamamos Hogar.

Concordia y Virginia ayudaron de forma simbólica a un delfín durante este 2022. Spark es un ser alegre y vital a quien tenían en cautividad y ahora nos hace felices imaginarlo viajando y jugando con las olas del mar. Creo que mis Madres se sienten como se sentía Spark, en cautividad. No pueden ayudar a todos los animales que son víctimas no de la pandemia sino de la post pandemia (este año han luchado por ellos a brazo partido). Se sienten cautivas por no poder ofrecernos con tranquilidad todo lo que necesitamos.

Por favor, pensad en nosotros como en Spark y ayudadnos a ser libres, ayudadnos a pagar estas facturas veterinarias que, como veréis, son VITALES y cubren nuestras necesidades básicas. Otras facturas nos ayudan a seguir manteniendo nuestro viejo Refugio en pie. Por favor, no permitáis que el Equipo de Todos los Caballos del Mundo llegue a 2023 atrapado en una red de deudas, que no les va a permitir ayudar todo lo que quisieran a los animales que se vayan encontrando en su camino durante este nuevo año. Si queréis ayudar de verdad, pagad comida (como lo hizo el año pasado una generosa amiga) o pagad estas facturas veterinarias, leedlas en detalle, veréis por qué son tan importantes para nosotros. Nos han permitido ayudar animales en la calle, a ancianos en el Refugio y despedir con dignidad a algunos de nuestros mejores amigos.

A la espera de nuestra preciosa felicitación navideña, Concordia, Virginia, Spark y yo, así como el resto de miembros de la Protectora de Todos los Caballos del Mundo os damos las gracias por adelantado y os deseamos una Navidad llena de Sonrisas y Abrazos“.

Reina.
Reina Todos los Caballos del Mundo

Seguir apoyando la gran labor que realizan a través de Todos los Caballos del Mundo

Aunque parece que se avanza en la protección animal, siguen dándose muchos casos difíciles de explicar en una sociedad civilizada. Aún hay personas que tratan a los animales como objetos o para descargar su ira sobre ellos.

Te puede interesar:  Prevención de Ictus en Pizarra y Álora, que nada te quite tu mitad

Tampoco se entiende que haya animales de primera y de segunda, según el uso que algunas personas le estén dando. Incluso dentro de una misma raza, como ocurre con muchos perros.

Por eso este tipo de instituciones y las acciones que llevan a cabo son cada vez más imprescindibles. Para seguir concienciando a las personas y ofreciendo a los animales una nueva oportunidad.

Situación desesperada en lo económico

Es algo demasiado habitual en este tipo de asociaciones, refugios y protectoras. Los gastos siempre superan las expectativas y las aportaciones de los socios/as y colaboradores/as. Y aunque se cuenta casi siempre con un gran equipo de voluntarios y voluntarias. Hay facturas que solo se pueden pagar con dinero.

Si quieres aportar tu granito de arena, en el siguiente enlace tienes toda la información de como colaborar con Todos los Caballos del Mundo y muchos otros animales: ¡Ayudar ahora!

Puedes ayudar de diferentes formas:

  • Económicamente, como ya hemos comentado.
  • Teaming, desde 1 euros.
  • Apadrinando a alguno de los animales que se encuentran en el refugio.
  • Haciéndote voluntario o voluntaria.

¡Seguro que Reina, Vicky y Concordia están encantadas de conocerte!

5/5 - (2 votos)
diseño web Coín
Ir al contenido