tienda Valle del Guadalhorce

Los rosquillos fritos, típicos de los pueblos de Málaga, son uno de los postres más ricos y deliciosos de esta comarca del Valle del Guadalhorce. Esta es una receta fácil de preparar y que sorprenderá a todos los amantes de los dulces.

Se trata de un postre muy tradicional en muchas familias malagueñas, ideal para cualquier época del año, especialmente para la Semana Santa y los meses de invierno.

Además, hay muchas variaciones de la receta tradicional, con ingredientes de temporada, aromatizado con anís, limón, naranja y otros condimentos.

Ingredientes

Los ingredientes principales para preparar los rosquillos fritos son las harinas y los huevos. Además, en los pueblos de Málaga utilizan la matalauva, un anís aromatizado con especias, en la mayoría de sus recetas de rosquillos.

También se pueden añadir a esta receta azúcar y ralladura de limón o naranja para darle un toque único. Otros ingredientes clásicos en esta receta son el aceite de oliva, zumo de naranja, la levadura y la sal.

Elaboración

La preparación de los rosquillos fritos de los pueblos de Málaga comienza con la mezcla de los huevos con el azúcar en un bol grande.

A continuación, se debe mezclar la ralladura de limón, el zumo de naranja, el aceite, la sal y la levadura. Esta mezcla se bate hasta que todos los ingredientes se integran bien entre sí.

Después de esto, se agrega la harina a la mezcla, lentamente, y se amasa con las manos hasta que quede una masa homogénea y suave. Una vez que la masa está lista, se debe dejar reposar durante 30 minutos.

Una vez que la masa ha descansado, se puede formar los rosquillos como desees. Parte de la masa se amasa con las manos hasta darle forma de barra, y luego se dobla para darle forma de anillo.

Te puede interesar:  Jornadas GENIUS - Imagina lo extraordinario

Freír los Rosquillos Fritos

Una vez que los rosquillos están formados, se prepara un aceite de oliva bien caliente en una sartén. Aquí se puede echar también la matalauva para que le de sabor al aceite. Y se van echando poco a poco los rosquillos fritos.

Se deben dejar freír a fuego lento hasta que estén dorados. Después, con una espumadera, se sacan los rosquillos y se colocan sobre una servilleta de papel para absorber el exceso de aceite.

Una vez estén algo más fríos se deben mezclar algo de anís con agua en un recipiente pequeño. Se mojan los rosquillos y luego se pasan a otro recipiente en el que los emborrizamos con azúcar.

Acompañamiento

Los rosquillos fritos de Málaga son perfectos para acompañar con té, café, vino, licor o cualquier otra bebida que desees. También se pueden servir con zumos, un buen tazón de leche para los niños/as. Siempre están deseando ir a casa de las abuelas para comerlos

¡Son mejor que los Donuts!

Estos postres son típicos de las tardes de otoño e invierno, cuando refresca y las familias se reúnen alrededor de una chimenea, y se ofrecen para compartir con familia y amigos/as.

Rosquillos fritos del Valle del Guadalhorce
Rosquillos fritos del Valle del Guadalhorce.

Vuestro momento Rosquillos Fritos

Si estáis pensando en preparar los rosquillos fritos, los típicos de los pueblos de Málaga durante estos meses. Aquí os dejamos algunas recetas fáciles y rápidas para que los disfrutéis con vuestros seres queridos.

Aquí tienes otra receta más fácil y rápida:

Los rosquillos fritos de anís son una delicia dulce y crujiente. Otra receta original incluye los siguientes ingredientes:

  • 500 gramos de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 pizca de sal
  • 1 taza de azúcar
  • 1 taza de anís
  • Aceite de oliva para freír
Te puede interesar:  II Concurso de Ensaladilla Rusa de Coín a través de COÍNEMPRENDE

Preparación:

  1. En un tazón grande, mezcle la harina, la levadura y la sal. Agregue el azúcar y el anís y mezcle bien.
  2. Agregue suficiente agua para formar una masa suave y elástica. Deje reposar la masa durante 20 minutos.
  3. Rolle la masa en una capa delgada y corte en círculos con un cortapastas o un vaso.
  4. Caliente el aceite de oliva en una sartén a fuego medio. Agregue los rosquillos y fría hasta que estén dorados por ambos lados. Escurra sobre papel absorbente.
  5. Deje enfriar y espolvoree con azúcar glas antes de servir. ¡Disfruta!

Para darles un toque aún más dulce, los rosquillos también se pueden decorar con con caramelo, chocolate, frutas, sirope o cualquier ingrediente que se desee.

¡Anímate y disfruta de los rosquillos fritos de los pueblos del Valle del Guadalhorce!

5/5 - (1 voto)
diseño web Coín
Ir al contenido