tienda Valle del Guadalhorce

Ayer se cumplieron 18 años desde que la tuneladora reventó el acuífero de la Sierra del Valle de Abdalajís. Dando inicio al conocido como “desastre de Abdalajís“. A pesar de que el inicio de las obras se había anunciado sin afectación a los manantiales, la realidad fue muy distinta, con un caudal de 800 litros por segundo que inundó el túnel y provocó la pesadilla que aún hoy perdura.

En una semana, el manantial Las Fresnedas se secó y en julio lo hizo el manantial de Los Atanores en la Sierra de Abdalajís, dejando solamente un caudal de 300 litros de agua que fluía continuamente durante meses.

A lo largo de los primeros meses, ADIF negaba que la construcción de los túneles tuviera algo que ver con la afección a los manantiales, aunque finalmente se vio obligado a reconocer su responsabilidad. Esto quedó patente cuando, tras varias movilizaciones, se descubrieron en el archivo de la buhardilla del palacio de la Aduana de Málaga unos documentos de 1999 donde se recogía con claridad el impacto que tendría la construcción de los túneles en la Sierra de Abdalajís y en la población del Valle.

“El impacto en la Sierra de Abdalajís, será severo”, “Habrá que proceder al drenaje de los acuíferos”, “La población del Valle de Abdalajís tendra que ser abastecida de agua de una forma alternativa”.

El gobierno destinó casi 50 millones de euros para el sellado total del túnel y la recuperación de los acuíferos, pero hoy en día se admite la imposibilidad de llevar a cabo esta tarea y los graves problemas que la presión del acuífero podría crear sobre el túnel. Aún hoy, más de 30 litros por segundo siguen escapando del túnel.

Te puede interesar:  Lugares de interés del Valle de Abdalajís
El desastre provocado por el túnel del AVE (Córdoba – Málaga).

Corte de camiones cisterna que amplifica el “desastre de Abdalajís”

En enero de 2021, ADIF argumentó que procedería al corte definitivo del suministro de agua a Los Vallesteros, basándose en la Ley 40/2015. Tras este anuncio, el Ayuntamiento propuso traer agua desde “La Magdalena”, pero esta propuesta fue descartada por ADIF. Sin embargo, una cautelar del juzgado repuso los camiones cisterna que suministraban agua a la población.

Para hacer frente a esta situación, se ha llevado a cabo una campaña de búsqueda de fugas por primera vez, lo que ha permitido tener un suministro de agua normal durante el pasado verano gracias también a la actuación en los pozos.

Además, se han solicitado a la Junta autorización para nuevos sondeos de investigación y se está estudiando la repotenciación del bombeo desde los túneles conjuntamente con la Diputación, el Ayuntamiento de Álora y el de Antequera.

Actualmente, el caso se encuentra en la Audiencia Nacional, donde ADIF y abogados del Estado consideran que sus obligaciones con el Valle de Abdalajís han terminado. No obstante, desde la Plataforma Promanantiales, en su 4º aniversario se sigue luchando por recuperar la situación anterior al “desastre de Abdalajís”. Y por conseguir un suministro de agua estable y de calidad para el pueblo.

5/5 - (2 votos)
diseño web Coín
Ir al contenido