tienda Valle del Guadalhorce

Hablar de flamenco y sobre todo de rumba en el Valle del Guadalhorce, es hablar de Luís MOLEro y de su guitarra, ese niño natural de Álora.

¿Quién es Luís MOLEro? ¿Cuál es tu nombre artístico?

Luís MOLEro es un chico que se crio en Álora. Calle Barranco. Donde desde los 4 añitos cantaba rodeado de gitanitos con mucho arte, de mi padre y de mi madre.

Y claro el filin se me pegó de los gitanitos yo siempre estaba con ellos cantando y mirando cómo tocaban la guitarra. Y de ahí todo se me pegó un poquito.

Con 8 años me llevaron a un colegio que se llamaba La Misericordia aquí en Málaga. Los veranos de esos años hacía el campamento de la O.J.E., y después de 3 años me mandaron a Coín a la Residencia Escolar. Donde empezó mi verdadera vida.

Y ese es Luís MOLEro.

La gente me dice “el Mole” pero mi nombre artístico es “Luís MOLEro”.

Luís de los Moles

Estudiaste en la Escuela Hogar de Coín. ¿Qué recuerdos tienes de esa época?

Pues esa época fue magnífica. Yo creo que fue mi vida. Fue donde yo me recuperé de todo. Ahí es donde me dieron todo el amor y el cariño del mundo.

Pues, recuerdo que se desprendía mucho amor, mucho cariño y llevarnos todos como una familia. Esa fue mi infancia en la Escuela Hogar y le doy muchísimas gracias a todos los monitores, profesores y cocineros/as porque para mi eran como mis segundos padres.

De hecho para mí fue mi hogar, no lo digo yo, lo dice muchísima gente que han pasado por ahí. En fin, que te voy a decir, que fue mi vida, la Escuela Hogar fue mi vida. Allí me he criado yo casi.

Y después estudiaba en el Pintor Palomo que era del mismo recinto.

Y nada, por la Escuela Hogar yo me hice un poco coino. Por eso yo a Coín lo quiero mucho. Y Coín para mi es una referencia en mi vida.

Luís Molero Ramos

¿Recuerdas cuando cogiste por primera vez una guitarra?

Pues mira si, sin dudarlo, me acuerdo. Yo tocaba con una botella de agua, de estas de litro de plástico. Las de litro y medio, le quitaba la pegatina y tenía como unas rajitas. Al estar vacía sonaba como una guitarra cuando le tapas las cuerdas.

Sonaba sorda y esa era mi guitarra.

Lo que aprendí fue la mano rítmica, la mano de detrás, porque claro, no tenía mástil.

Y nada, estaba todo el día en el colegio para arriba y para abajo con la botella. Y si recuerdo también que en la Escuela Hogar estaba Juan Santos, que había una escuela de guitarra y de bandurria. Las clases las daba Pepe Rosa.

Pepe Rosa no llegó a darme clases, yo le cantaba y él me tocaba la guitarra. Estamos hablando que yo tendría ahí 9 añitos.

Después se colocó Juan Santos, guitarrista de ahí de Coín. Y claro, yo cogía la guitarra en el momento en el que eran las clases, tenía tres cuartos de hora. Y de tanto que me gustaba no aprendía.

Luís MOLEro – Cartas de amor, enamorado de una niña.

En fin, que yo tocaba con una botella de agua.

Porque las clases eran una vez en semana. Y entonces aprendí con una botella de agua. Hasta que una maestra, una monitora, Mari Carmen me regaló una guitarra porque la tenía en su casa allí abandonaita. Se la regalaron, pero ella no la tocaba.

Y claro, yo no sé si era por pesado o por no escucharme más con la botella todo el día, me regaló su guitarra.

No era una guitarra buena, pero para mi era la mejor del mundo. Ya que era el primer regalo que me hicieron.

Por circunstancias de la vida mis padres no podían comprarme una guitarra, ni los caprichos que mi hermano y yo queríamos desde pequeños. Para mí fue magnífico tener una guitarra para poder componer.

Y ahí empecé, de ver, porque ya dejaron las clases. Juan Santos me enseñó tres acordes, LA mayor, MI mayor y RE mayor. Y lo otro lo aprendí solo de ver. Ya en mi barrio cuando llegaba los fines de semana de la Escuela Hogar me quedaba mirando los gitanitos. Y veía como ponían los acordes, y a raíz de ahí empecé a tocar, de hecho yo las sevillanas, las rumbas, las bulerías, no las toco como cualquiera. Al aprender solo, aprendí a mi manera. Y esa fue mi historia de la primera guitarra. Pero primero empecé con la botella.

Luís Mole Ramos

¿Qué fue primero para Luís MOLEro, cantar o tocar la guitarra?

Bueno cantar, yo cantaba con 4 años en mi barrio. Iba por los bares, cantaba y me daban dinero. Y con ese dinerillo pues, había muchos gitanitos, porque estamos hablando de los años 1980, 1981 o por ahí. Me llamaban para cantar los gitanillos.

Me decían “Pepillo cantante”, porque yo soy José Luís, Pepe Luís. Y yo cantaba, iba por los bares y me daban propinas. A esto todo a escondidas, que mi madre no se enterase.

Y con ese dinero que cogía, compraba mortadela mina, que es lo que más bueno había, y lo más barato, y compraba vienas y así lo repartía para los gitanos.

Te puede interesar:  Malagueñas, uno de los palos flamencos de la comarca

Y nada, primero fue cantar y ya con ocho añitos cuando me metieron en la Misericordia en Málaga, ahí empecé a componer.

Por ejemplo la canción:

vacío me siento como un cielo sin estrellas,

así me siento como un desierto sin arenas”.

Esa la saqué allí. Y después al salir del colegio saqué la de:

“omaita omaita abrázame ahora que puedo sentir tu calor”

Dices que tu estilo es la rumba pero ¿qué otros estilos o palos flamencos le gusta cantar a Luís MOLEro?

A mi lo que más me gusta es la rumba, que es lo que mejor se me va. Porque antes de cantar rumba, yo cantaba rap, aunque no lo creas.

Después me he dedicado a la rumba porque es lo que yo he mamao desde pequeño. Eso es lo que yo he llevado siempre en la sangre.

Y tanto fuera de mi casa como dentro. Yo estaba todo el día escuchando, no tenía radio, entonces me tenía que ir con los gitanos para escucharlos cantar.

Después me gusta el flamenco en general, me gustan las seguirillas, me gusta la milonga, me gustan las bulerías que eso es para rabiar. Los tangos, alegrías, en fin todo lo que es el amplio abanico que tiene el flamenco.

También me gustan otros estilos, me gusta el Jazz, me gusta el Soul, me gusta el Blues, me gusta Metal, me gusta Pop Rock, en fin todo.

Pero la rumba es lo que me va mejor.

Luís Los Moles

¿Qué significó para ti el grupo Los Moles?

Pues mira, yo fui fundador del grupo Los Moles.

Primero fue una maravilla, un bombazo, yo no me esperaba… porque nosotros fuimos al Tagardina Rock, porque el grupo lo hizo Andrés del Al-Andalus un pub que había en Pizarra.

Y ese hombre pues me vio cantar, de repente me vi en un cartel y en tres días tuvimos que hacer un grupo.

La verdad es que nos lo hemos pasado muy bien, nuestros ratos malamente también. Pero estupendo fue. Fue una experiencia inolvidable.

Después con los años se fue corrompiendo un poquito el grupo, y ya me alejé, y me quedé en solitario. Estamos hablando ya de 16 años.

¿Pensaste alguna vez que algunas de esas canciones se convertirían en himnos?

Pues no lo pensé verdaderamente. Yo creo que los que somos artistas sacamos las cosas como nos mana, como nos sale del corazón.

Jamás he pensado en la fama, de hecho, no me gusta la fama. Yo cantaba porque me gustaba. Ya con los años se convirtió en obligación, un trabajo.

De hecho, hacía lo que me gustaba y ganaba algunas pelas.

Pero yo no pensaba que las canciones iban a responder tan bien y una de ellas, la famosa canción del “legionario”, “cuatro soldaditos”, “Sara”, en fin, etc…

Pero no me esperaba que iban a ser tan conocidas. Y ya no solo aquí en España, en parte de sudamérica.

Son canciones que le ha llegado a la gente, y gracias a la gente han gustado.

Luís MOLEro – Cuatro soldaditos.

¿Tienes algún trabajo musical en marcha?

Si tengo ahí alguna cosilla, que llevo 14 o 15 años esperando, pero por circunstancias de la vida pues claro, lo que manda es el nombre del grupo Los Moles, aunque yo sea Molero y era el compositor, el cantante y el que llevaba la batuta.

Mi gestor se equivocó y fuimos a la SGAE para registrar el nombre. Y cuando me separé el otro compañero se fue a Patentes y Marcas y se quedó con el nombre.

Y por eso llevo 15 años para poder grabar, y con un proyecto que creo, muy bonito. Un poco anticuado porque ha cambiado todo mucho. Esto cambia cada día.

Pero me están ayudando un poquito la gente del estudio a modificarlo. Y espero que este proyectos si que valga la pena. Y yo creo que va a gustar.

Es lo que he dicho antes, no quiero fama, no me gusta la fama, lo que quiero es trabajar con lo mío.

¿Cuál es tu próximo proyecto?

Mi próximo proyecto es grabar mis canciones, que va despacio porque hoy en día te lo tienes que costear todo.

Tienes que hacer las páginas, que yo de eso estoy muy perdido, todas las redes sociales, el Spotify…

Voy a buscar una empresa para ponerme al día. Estoy en ello todavía, pero yo creo que para febrero tendré ya el nuevo proyecto.

Lanzaré un tema de vez en cuando, para que la gente lo vaya escuchando hasta completar el disco. La maqueta o disco como queráis llamarlo.

Luís Molero

¿Qué crees que se podría hacer para ayudar a jóvenes talentos dentro del flamenco?

Hoy en día, gracias a Dios el flamenco se está regenerando. Llegó una época en la que se estaba muriendo.

Pero hoy en día hay muchos jóvenes, que cantan muy bien, no se por lo que es, por la tecnología, porque se puede escuchar más…

¿Qué haría? Pues poner en cada pueblo una escuela de canto, de guitarra, percusión.

Yo es lo que haría, enseñar a todo el que tenga talento. Que no sirve para cantar, igual sirve para tocar la guitarra, que no sirve para la guitarra, igual sirve para tocar el violín, la flauta travesera.

Te puede interesar:  Prueba selectiva para el LXII Festival Internacional del Cante de las Minas

El mundo del flamenco es tan bonito que podemos fusionarlo, le pega todo. Es como una gitanica que no tiene ropa y cuando llega a su casa coge la cortina y se hace un vestido. Sabes, se pone dos o tres alfileres y ya tiene un vestido. Y es la gitana más hermosa del mundo.

Pues el flamenco es igual, modificarlo y darle lo que los tiempos van requiriendo.

Me gusta el flamenco puro, admiro a la gente que canta el cante puro. Pero para la sociedad eso se ha anticuado un poco. La gente quiere aire fresco, aires nuevos.

Lo principal es poner escuelas en los pueblos que más suena y les gusta el flamenco. Por ejemplo Álora siempre ha sido la cuna de la Malagueña. Hay una peña flamenca que está muy bien. Pero vamos a poner también una escuela flamenca, para que la gente se recree. En todos los pueblos hay artistas.  

¿Qué opina Luís MOLEro de la situación actual de la música en general?

Bueno lo que he dicho antes, los del estudio me dijeron “Luís te has quedado muy anticuado”. Porque yo soy de la vieja escuela.

Veo bonita la fusión, van pasando los tiempos y la música tiene que ir cambiando. No perdiendo la esencia, pero van cambiando.

Yo no soy muy de reggaeton pero si hay que cantarlo, pues se canta. Si hay que cantar una bachata por rumba pues también se canta. Al final la esencia está ahí, aunque a la música le metas un poco de reggaeton, le pongas un poco de bachata.

Porque si miramos la bachata es un poco parecida a los tangos. Todo tiene un vínculo.

Fíjate cuando Enrique Morente o el Camarón de la Isla empezaron a fusionar, ellos veían el futuro. Son gente que eran genios, pero los tomaban por locos, pero hoy se está viendo todo.

Por ejemplo con la “Leyenda del Tiempo” de Camarón.

Después el reggaeton, viene de latinoamérica, todas estas cosas están cambiando, pero lo importante es no perder la esencia. Aunque la musiquilla sea de reggaeton, le metes el tono flamenquito.

Me parece muy bien, porque todo es avanzar. Respetando siempre la esencia.

¿Que me gusta más la rumba y el flamenco? Pues sí, porque yo he nacido en otra época, me he criado con eso.

Pero los tiempos van cambiando y uno tiene que ir cambiando. Es como el ordenador que te he dicho que no entiendo de Facebook, no entiendo de nada, pero tendré que aprender porque eso es el futuro.

Alguna anécdota divertida que te gustaría compartir con nosotros/as.

Anécdotas tengo para escribir un libro.

Una que me maravilló, es más de sentimientos que divertida, no en una, me pasó en varias ocasiones que me traían a los niños recién nacidos. Los llevaban a los conciertos, para que los bese, los toque, los coja en brazos.

Y eso para mi es muy grande, es más emoción, y son anécdotas que no se me olvidan. Y yo se lo agradezco mucho al público.

Algo que se me haya olvidado preguntarte y quieres compartir.

Quiero que quede claro que Los Moles, de MOLEro, viene del apellido de mi padre

Me ha costado la misma vida, pero aquí estamos al pie del cañón, luchando, gracias a Dios nunca me ha faltado trabajo.

Tuve un bajón al principio, empezar otra vez desde el principio cuesta.

Y eso, que quede claro que Mole viene de Molero, que viene de mi apellido, del apellido de mi papá.

¿Dónde podemos encontrarte o cómo podemos contactar con Luís MOLEro?

Normalmente me llama la gente por teléfono. Mi número es: 657 267 958.

Yo vivo en el pueblo de Comares en la Axarquía en Málaga.

Y más adelante estaré en todas las redes sociales y plataformas musicales.

Por el momento puedes seguir a Luís MOLEro en su perfil de Facebook.

5/5 - (2 votos)
diseño web Coín
Ir al contenido